Los pequeños cruceros de Windstar y su enfoque personalizado lo acercan a cada destino y cada puerto, para que pueda ver el mundo desde nuevas perspectivas. Comparta momentos íntimos lejos de las multitudes y sumérjase en culturas locales y exóticas, todo en un crucero donde la sorpresa y el deleite son compañeros constantes. Y, por supuesto, parte de la magia de Windstar es nuestro increíble servicio personal. Disfruta de toda la atención de un equipo que se deleita en recordar tu nombre y tus preferencias. Tanto los anfitriones como los embajadores, se deleitan en sorprenderlo de manera discreta: satisfaciendo a los golosos con un chocolate extra en la almohada o compartiendo la ubicación de su café favorito junto al mar. Esto es 180 grados de lo ordinario, donde todos sus sentidos se complacen y su sentido de asombro se despierta, con la opción de incluir todo lo que desee para que pueda disfrutar de su travesía sin ninguna preocupación.